Los viajes iluminares de Milei por Europa

La visita de la última semana en junio 2024 del flamante presidente argentino Javier Milei a Europa ha sido realmente curiosa. Comenzó en España, donde no estaba prevista una visita oficial del Estado debido a los tejes y manejes de Milei en un reciente viaje organizado por el partido español de extrema derecha Vox y un cabal de sus amigos europeos incluyendo Presidenta Meloni de Italia (cuyo discurso se hizo por medio de Video-link). Su “odio al socialismo” le llevó al presidente utilizar un lenguaje muy poco diplomático al describir a Pedro Sánchez, Presidente de España. “Aun cuando tenga a la mujer corrupta, se ensucia, y se tome cinco días para pensarlo”, dijo Milei. El incidente fue tildado por José Manuel Albares, ministro español de Asuntos Exteriores, de “ataque frontal a nuestra democracia, a nuestras instituciones y a la propia España”.

Siguiendo su viaje, en España, Milei sí fue recibido por un think-tank libertario poco conocido llamado el Instituto Juan de Mariana (Juan de Mariana fue sacerdote del siglo XVII que luchaba en contra el poder del reinado Español), donde Milei recibió un “premio”, el primero de tres. El Gobierno español ha retirado a su embajador de Buenos Aires. Con dos premios más por recoger, Milei se trasladó seguido a Alemania y después a la República Checa.

Javier Milei rechazó la oferta del estado Alemán de una visita oficial (ya prevista). Decidió poner en su lugar un “reunión de trabajo” en Berlín. Antes de visitar la capital, el cortejo de Milei viajó al norte de Alemania, donde recibió una medalla de un instituto marginal de economía de la derecha política llamado Sociedad Friedrich A. von Hayek. Allá mismo sobre el escenario en Hamburgo se encontraba Milei con el director ejecutivo, Gerd Habermann, cuya exuberancia se desbordó en un artículo que él publicó en achgut.com en el que Gerd describía el programa de reformas radicales de Milei como “nada menos que la abolición del Estado de bienestar igualitario“. Por si acaso que la gente no lo entendía, confirmó que “no es sólo una reforma [del estado]”.

Milei después en Berlín se reunió (por trabajo) con el Primer Ministro alemán, Olaf Scholz, con la condición de que respetaran la “clara negación” de Milei a dar una rueda de prensa. Á Milei, siendo paleolibertario que oponen el estado de bienestar, posiblemente le incomodo reunirse con un socialdemócrata cómo canciller Scholz. Fuentes sugirieron que Milei habló de nuevas minas de litio, mientras que Scholz sugirió políticas sociales ligeramente menos apocalípticas en Argentina. Como no hubo rueda de prensa, quizá nunca sepamos de lo que hablaron. Afuera, en las calles de Berlín, Milei fue recibido por manifestantes con pancartas en las que se leía “¡Milei, te autodefinís león pero no eres más que un cerdo fascista!“. Al salir de la reunión Milei saludó burlonamente a los manifestantes desde detrás de una barrera y volvió a subir en su vehículo.

De nuevo salió yendo a Praga donde Milei recibió un premio más de otro poco conocido think-tank liberal local llamado Liberalni Institut. El instituto después negó darle nada agregando que este premio no era oficial y que posteriormente fue revocado con una carta en castellano. Liberalni es otra institución euroescéptica que coopera activamente con la Fundación Friedrich-Naumann derechista alemana. El tercer premio de Milei fue dado por “Contribución a la proliferación del pensamiento liberal y a hacer realidad las ideas de libertad, propiedad privada y Estado de Derecho“. Milei subió el certificado a su cuenta de Instagram.

Pero, ¿realmente estaría Milei viajando tan seguido a Europa sólo para recibir premios, o está, como su portavoz Manuel Adorni informó a Forbes Argentina, buscando una solución modelo para los problemas económicos argentinos en, de todos los lugares, Irlanda?

Argentina no es Irlanda, he aquí por qué

“Ser como Irlanda es para la Argentina un objetivo superior a ser como Alemania: esa es una insistente idea de Javier Milei”. Así comenzaba el portavoz de Milei, Manual Adorni, en una entrevista previa a la gira Europea con Forbes Argentina en la que desgranaba la gira europea de Milei y su modelo económico a largo plazo. Profundizando un poco más, vemos que Irlanda en sí no es el objetivo de Milei, pero sí lo es la relación Producto Interno Bruto (PIB) divido la población (de Irlanda).

En buscar una solución para el desarrollo económico argentino, Milei piensa que el modelo de Irlanda es la respuesta. Así que, como economista irlandés residente en Argentina, decidí investigar algunas de las paradojas que se encuentran en el núcleo de los planes económicos irlandeses de Milei para Argentina. Sus supuestos, incuestionables por supuesto, de la visión de Milei son, por decirlo suavemente, bastante preocupantes.

Un análisis rápido de la visión irlandesa de Milei para Argentina

Primero hay que analizar cuáles sean los objetivos declarados de Milei para Argentina. El manifiesto económico de Milei se basa en “volver” a Argentina a su estatus de potencia mundial. Al candidato presidencial EEUU, Donald Trump, le gustaba llamar “Make Argentina Great Again” pero Trump tampoco sabe de la historia de la Argentina. ¡Retrocedemos un momento!

¿Devolver a Argentina a qué?

En ningún momento de la historia Argentina ha sido una potencia mundial. Para ser sinceros, al menos mientras Javier Milei siga en el poder, ¡quizá eso sea buena cosa! Pero seguimos…

Desde un punto de vista técnico, Milei no está hablando del poder político de Argentina hace 100 años, sino sólo la potencia de su economía, e incluso, en ese caso, se basa en una sola estadística considerada desde su curioso culto económico marginal ( libertarianismo ) o “liberal libertario” cómo ellos se auto-nombran. Milei mide el “poder” histórico de Argentina en su época dorada económica “liberal” (1880-1920) por la misma relación entre el entonces PIB y población.

El revisionismo económico de Milei exige reconstruir el PIB (una medida que no existía hace 100 años) y dividirlo por la población histórica argentina para calcular el PIB por persona en 1900. El PIB por persona de Irlanda es extremadamente alto, argumenta Milei, el de la entonces Argentina lo era también, y el de Argentina puede volver a ser alto. Así que Irlanda es el modelo. Hasta aquí todo bien. Pero echemos un vistazo a las cifras.

Aun suponiendo que se puedan reconstruir retroactivamente las cifras del PIB argentino de hace 100 años, sigue pendiente la cuestión de la población (o más bien de la población económicamente activa), un número pequeño en Argentina hace 100 años, pero probablemente también muy infradeclarado. Si se divide por un número demasiado pequeño (una población infradeclarada) se obtiene una cifra artificialmente grande, por lo que esa detalle es relevante.

A principios del siglo XX, los indígenas argentinos ni siquiera eran reconocidos como seres humanos, por lo que las cifras del censo son inmediatamente sospechosas. Incluso las mujeres inmigrantes argentinas, si es que trabajaran en el hogar, en la granja o en la fábrica (de hecho, incluso las mujeres de orígenes inmigrantes propietarias de tierras), no obtuvieron mujeres el voto e la Argentina hasta la década de 1950. Además, gran parte de la mano de obra agrícola argentina de la época era migratoria, y viajaba en barco desde Galicia y por tierra en tren desde los países vecinos, por lo que el censo no reflejaba con exactitud la población activa (trabajadorxs). La subestimaba.

Comparar Argentina hace 100 años con Irlanda en el siglo XXI presenta más desafíos aún. Sigamos un poco más con la analogía para ver porque. Para ello, supondré la relevancia tanto del PIB argentino como de las cifras de población en la Argentina temprano en el siglo XX. Aún así, sigue siendo bastante perversa la comparación del PIB por población de Milei con lo de Irlanda moderna.

Las estadísticas recientes de población irlandesa se acercan lo suficiente a la realidad como para utilizarlas, pero el PIB de Irlanda está tremendamente inflado, además de que las economías son enormemente diferentes. Para ver por qué es necesario hacer una breve inmersión en el PIB irlandés. Milei esta comparando manzanas con naranjas.

Comparando Manzanas con Naranjas

Vamos a estirar el modelo una vez más. Partiremos de la base de un PIB válido calculado retroactivamente y dividido por unas estadísticas de población dudosas de hace 100 años y aceptaremos que siguen proporcionando cierta noción de poder económico, lo cual, en un sentido económico muy limitado, es cierto. Sin embargo, hay que preguntarse si las dos economías son realmente comparables. Cada economía nacional produce productos y servicios diferentes, utilizando tecnologías diferentes, tienen mercados diferentes y también tienen regímenes fiscales y acuerdos comerciales diferentes. Todo eso influencia el “PIB”.

Concretamente, Irlanda es miembro de la Unión Europea y Argentina es miembro de Mercosur y, teóricamente, UNASUR. Una zona de libre comercio funciona, las otras no tanto. Una comparación económica válida es la que compara lo semejante con lo semejante, o la que al menos tiene en cuenta las diferencias para su comparación. Milei no hace ni una ni otra.

En su apogeo, Argentina fue una economía eminentemente rural. Su papel en la economía mundial consistía en exportar alimentos (sobre todo cereales y carne) principalmente a Europa, especialmente durante la Primera Guerra Mundial. Irlanda también exporta alimentos, pero la agricultura desempeña un papel minúsculo en la actividad económica de Irlanda en 2024 si se mide en términos de PIB. Y no sólo eso.

Las cuentas exteriores de Irlanda (especialmente las exportaciones) son tan ficticias que a menudo se califican de Leprechaunomics. Si se divide una cifra enorme (un PIB inflado) por una población pequeña (unos cinco millones de habitantes en Irlanda actualmente) se obtiene una cifra enorme entre PIB y población, pero esta relación no significa nada, por lo que es implica un modelo que usa Milei que es distorsionado por definición.

Leprechanomics

Leprechaunomics es una expresión despectiva, pero describe una realidad del PNB irlandés. Los duendes no existen y muchas de las exportaciones irlandesas tampoco son reales, pero se contabilizan en el PIB de Irlanda. Las estadísticas de exportación de Irlanda están distorsionadas por actividades económicas que en realidad se producen en otros países (principalmente, pero no exclusivamente, otros países de la UE). Las multinacionales trasladan esta actividad económica a Irlanda por motivos fiscales, un procedimiento denominado transfer pricing.

¿Quizás una breve explicación podría aclararlo?

Transfer pricing permiten a las empresas multinacionales desplazar la actividad económica real entre sus filiales nacionales para eludir impuestos, lo que implica distorsionar los precios, re-categorizar la actividad económica para eludir impuestos y trasladar las transacciones de los libros de contabilidad de una filial multinacional local a los libros de otra (en Irlanda, por ejemplo). Las multinacionales hacen esto para aprovecharse de lagunas fiscales (tax law mismatches) entre naciones (también lo hace Cargill e la Argentina con las exportaciones de soja que daña a Argentina). La tasa impositiva máxima sobre los ganancias de las empresas en Irlanda es del 12,5% (menos de la mitad que en Argentina), pero las multinacionales suelen pagar menos del 1%, por lo que hacen muchas transferencias a Irlanda (cientos de millones o miles de millones de euros al año en el caso de algunas grandes empresas multinacionales). Las multinacionales estadounidenses con grandes bases de clientes en la UE transfieren beneficios a Irlanda para tributar allí, y luego trasladan el dinero a paraísos fiscales en el Caribe, como las Islas Vírgenes Británicas (BVI). El efecto es que multinacionales con muy pocas transacciones reales en la pequeña economía irlandesa, aparentan tener miles de millones de dólares de transacciones en Irlanda (que en realidad ocurren en otros lugares). Efecto final: el PIB de Irlanda está inflado. Milei no puede hacer eso en Argentina, así que la comparación no tiene sentido así tampoco su modelo “Irlanda”.

Profundicemos. La mayor parte de lo que Irlanda exporta pertenece a tres sectores: servicios financieros, productos farmacéuticos y software y servicios informáticos. Entre estos últimos figuran Google, Microsoft, Meta, Twitter/X, LinkdIn y Apple (todos ellos con bases en la UE en Irlanda).

Milei visitó recientemente muchas de ellas en Estados Unidos. Todas estas empresas multinacionales exportan a través de Irlanda enormes “exportaciones” virtuales. Recuerde que transfer pricing distorsiona el PIB.

Un ejemplo podrían ser las ventas de publicidad de Google en Alemania. Éstas se trasladan de Alemania a Irlanda y se categorizan erróneamente como ingresos por “propiedad intelectual” para aprovechar al máximo las lagunas fiscales. Esta deslocalización de los beneficios publicitarios de Google en Alemania infla el PIB irlandés. ¡ Así Leprechaunomics!

Milei no puede aplicar esta lógica a las exportaciones argentinas de cereales, carne, litio u oro. Las visiones de Milei no pueden competir con las técnicas de transfer pricing practicado por Google en Irlanda.

Por último, pero no por ello menos importante, la elección de Irlanda como lugar de exportación por parte del capital multinacional mundial tiene mucho que ver con otros factores no directamente relacionados con los impuestos a las ganancias de corporaciones. Por ejemplo, Irlanda cuenta con una mano de obra angloparlante con estudios y universidades avanzados, los mejores del sector público, situada en el bloque de naciones más ricas del mundo (Europe que incluye la UE, Suiza etc…), con algunos de los seres humanos mejor formados del planeta, cuyas actividades en línea proporcionan datos esenciales para la inteligencia artificial. ¿Argentina? no tanto. La Unión Europea también es relevante.

Así que muy poco del PIB irlandés es comparable al argentino, ahora o hace 100 años. Incluso si algo pudiera serlo, la des-inversión de Milei en investigación y educación hace aún menos probable que lo sea en un futuro de universidades privadas y de malas calidades.

Gran parte del éxito de Irlanda se debe a su asociación en bloques comerciales que funcionan, la Unión Europea. Milei, a su manera contraria, se opone sistemáticamente al desarrollo de bloques comerciales latinoamericanos como UNASUR, Mercosur y además se retiró de BRICS+. Si a Milei le entendería las ventajas de los bloques económicos, Argentina podría beneficiarse teóricamente como lo hizo Irlanda. Milei ha declarado que sólo quiere dos socios extranjeros: Estados Unidos e Israel. Es absurdo.

Puede que Milei hablaba sobre cambiar la moneda nacional argentina por el dólar estadounidense (que de todos modos es una mala idea) pero incluso el régimen libertariano actual está muy lejos de cambiar el idioma de Argentina al inglés, desarrollar un EURO sudamericano estable, y/o invertir en educación e investigación de calidad a los niveles existentes en Alemania, España, Irlanda o EE.UU..

Los delirios de Milei son profundos.

En resumen, la comparación entre Argentina en 1900 y Irlanda ahora hecho por Milei no es válida. Irlanda es un mal modelo. Tal vez debería Milei aprender algo de Brasil, cuyo PIB está creciendo y no desplomándose un 5% como en la Argentina de Milei. No hay duendes irlandeses en la economía Argentina. Sí hubiese que usar un pintoresco aforismo argentino para describir la visión económica de Milei, Lo siento Manuel Adorni, ¡Será un “nube de pedos”!

3 Comments

  1. La misma institución que recibió a @JMilei en España dice lo siguiente sobre el término “Anarchocapitalista” “La eliminación total del Estado como solución a los problemas sociales es una propuesta claramente radical, de máximos, no precisamente moderada: es una idea para rebeldes inconformistas, o para quienes buscan llamar la atención, y no es apta para grandes masas de la población” parece que se equivocaron darle premio a Javia Milei https://juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/mas-problemas-del-anarcocapitalismo/

  2. Aha te resultó útil ese artículo te pasé…
    Próximamente agregaría mis comentarios acerca los Oximorones “liberal libertario” y “anarcocapitalismo” y otros detalles para hacer saber al respeto el LIBERTARIANSMO…y Hayek et al…

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*